Con el nombre de “Teoría de la Innovación Disruptiva” se denomina el marco teórico propuesto por el Profesor Clayton M. Christensen de la Universidad de Harvard relacionado con el estudio del éxito o fracaso en la innovación empresarial y la búsqueda de fórmulas de éxito.

La teoría de la Innovación Disruptiva se presenta como la respuesta a una pregunta -dilema- planteada repetidamente por diversos autores, desde Schumpeter (1911), y es la siguiente: ¿Cómo es posible que con cierta frecuencia pequeñas empresas, “nuevos entrantes” en un mercado, desplacen del sector a los líderes establecidos?

En palabras del profesor Christensen “los directivos pueden ser extraordinariamente efectivos en gestionar incluso las innovaciones más difíciles si se esfuerzan en comprender y dominar los principios de la innovación disruptiva”.

El atractivo del premio prometido ha convertido los libros del profesor Christensen en éxitos de venta, y en poco tiempo su teoría ha alcanzado una notoriedad y un nivel de influencia de primer orden tanto en el ámbito académico como, especialmente, en el empresarial.

En el año 2001, siendo yo director de consultoría en Deloitte, tuve noticia de que Michael Raynor, director en Deloitte Research, compartía autoría con el profesor Christensen del libro titulado “La Solución de los Innovadores”. Esto nos impulsó al estudio de la “solución” propuesta para analizar la idoneidad de su aplicación en nuestro trabajo de consultoría de negocio.

En el estudio de la Disertación Doctoral del Profesor Christensen, documento seminal de la teoría, detectamos graves deficiencias que nos llevaron a emprender el análisis de máxima profundidad, que incluía los libros y trabajos publicados por el grupo del profesor Christensen, así como los working papers disponibles en el verano de 2005 en Harvard (Grupo del Prof. Christensen) y en el MIT (Grupo del Prof. Utterback). Tras finalizar el análisis de la teoría de la innovación disruptiva, procedimos al examen detallado de 104 casos de éxito propuestos por los autores como respaldo de la misma.

Nuestra conclusión es clara: El intento de elaborar una Teoría de la Innovación Disruptiva es completamente fallido. En sucesivos post expondremos los fundamentos de tan categórica afirmación.

En otro orden de cosas es importante señalar el legado intelectual del que Christensen es deudor. Destacaremos el trabajo del profesor James Utterback quien describe en 1979 el mismo fenómeno y utiliza el mismo calificativo de “disruptiva” con similar sentido que el profesor Christensen.

Transcribo literalmente las palabras del profesor Utterback:

La nueva tecnología es observada inicialmente como costosa o con rendimientos reducidos, lo que sólo permite su utilización en aplicaciones limitadas; pero, con frecuencia, presenta ventajas de rendimiento en determinados submercados, y comienza conquistando estos mercados limitados. Este primer éxito en submercados inferiores permite la consolidación de la tecnología y el desarrollo de su potencial en mejora de rendimientos y reducción de costes, lo que le faculta para la conquista de mercados superiores. Entonces la respuesta de recorte de precios por parte de las firmas establecidas es inefectiva.

Generalmente la respuesta de las firmas establecidas consiste en actuaciones dirigidas a que la tecnología antigua conquiste niveles superiores de rendimiento y sofisticación, pero en la mayoría de los casos ésta es una respuesta inútil que termina con la pérdida del mercado y la salida del negocio”.

Algunos de los ejemplos propuestos por Utterback son: película en rollo de Eastman Kodak, fotografía instantánea de Polaroid, fotocopia en seco de Xerox, miniordenadores de Digital Equipment, Ford Modelo T, Transistores frente a válvulas de vacío. Todos ellos constituyen exitosas innovaciones, que veinte años después, han sido utilizados por Christensen para el respaldo de su teoría.

En próximos artículos presentaremos en detalle nuestras críticas a la teoría, el análisis de los casos de innovación presentados por Christensen, y la constatación de que la Teoría de la Innovación Disruptiva carece actualmente del respaldo empírico necesario para su validación. Seguiremos con un resumen de las diferentes propuestas que, en conjunto, aportan métodos y conocimientos con el potencial de mejorar la tasa de éxito en los emprendimientos basados en la innovación.
 

Bibliografía:

Schumpeter, Joseph A. The Theory of Economic Development: An Inquiry into Profits, Capital, Credit, Interest, and the Business Cycle. Harvard University Press. (1911). Theorie der wirtschaftlichen Entwicklung.

Christensen, Clayton M. The Innovator’s Dilemma. Harvard Business School. (1997). ISBN 0875845851

Utterback, James M. The Dynamics of Product and Process Innovation in Industry. Pergamon Policy Studies. (1979). ISBN 0080251048