La competitividad está en la base del desarrollo humano y del éxito empresarial.

El desarrollo humano y el éxito empresarial se alcanzan mediante la realización de proyectos y actividades que se sustentan en recursos humanos y materiales, ambos limitados y costosos.

Las empresas y organizaciones compiten en el mercado para conseguir los recursos humanos y materiales necesarios, así como para lograr la aceptación de sus productos o servicios.

– ¿Cómo convencer a los clientes para que demanden nuestros proyectos, productos o servicios?
– ¿Cómo conseguir incorporar y retener en la organización los recursos humanos adecuados?
– ¿Cómo obtener los recursos materiales necesarios?

Sólo siendo competitivos se proporciona la mayor satisfacción a los clientes y se logra la aceptación por el mercado de los productos o servicios. Y la aceptación por el mercado proporciona los ingresos y márgenes necesarios para conseguir los mejores recursos humanos y materiales.

La ventaja competitiva de una empresa reside en la capacidad para detectar oportunidades críticas, planificar y desplegar su explotación, y adaptar los objetivos y las capacidades a los cambios externos e internos. La productividad es la relación entre cantidad de producto producida y los recursos utilizados y es un atributo clave vinculado a la explotación, pero por si sola no garantiza la aceptación de los productos o servicios.

La clave para el éxito sostenible está en el desarrollo de la capacidad competitiva de las empresas y organizaciones.

Joaquín Vila-Belda
www.i3lab.es
Consultoría enfocada en competitividad