La primera pista acerca de la posible creación de un teléfono innovador por parte de Apple data de diciembre de 1999, cuando esta compañía registra el dominio iphone.org y lo redirecciona a apple.com.

La prensa especializada y de negocios empieza a especular sobre qué sería el iPhone al detectarse, durante el año 2002, diversos registros de esta marca en UK, Australia y Singapur.

Por otra parte, en octubre de 2003 un grupo de brillantes técnicos con dilatada experiencia fundan en Palo Alto la empresa Android Inc. Su objetivo es desarrollar un sistema operativo abierto para dispositivos móviles basado en Linux, que aporte una innovadora experiencia al usuario.

Hoy sabemos que en 2004 Apple inició el desarrollo del iPhone y que firmó acuerdos de colaboración con Cingular (parte de AT&T) como operador de telefonía móvil, Yahoo! como proveedor de contenidos, y Google como buscador de Internet.

Así, Google fue uno de los primeros afortunados en tener conocimiento privilegiado del nuevo proyecto secreto de Apple, y en saber que el acuerdo de colaboración entre Apple y Cingular implicaba la comercialización en exclusiva del futuro iPhone en USA.

Google vislumbra entonces una nueva oportunidad crítica: el desarrollo de un sistema operativo abierto para móviles con conexión a Internet, con la ambición de convertirse en estándar. Algo así como establecer un nuevo MSDOS, o un nuevo Windows, para el mundo de los dispositivos móviles. Consecuentemente despliega un plan con cuatro iniciativas principales:

  1. Adquirir el Know-how relativo al desarrollo de sistemas operativos para móviles.
  2. Constituir y poner en marcha el equipo de desarrollo del nuevo sistema operativo.
  3. Establecer las bases para ofrecer el nuevo sistema operativo a todos los fabricantes de dispositivos móviles “sin costes de licencia”.
  4. Crear una plataforma abierta a terceros para el desarrollo de aplicaciones para el nuevo sistema operativo.

Tras un profundo análisis en julio de 2005 Google compra, en secreto y previo acuerdo de confidencialidad, la empresa Android Inc. pagando un importe de $50M. A partir de este momento los desarrollos de Android Inc. son dirigidos discretamente desde la dirección de Google.

A lo largo de 2006 la prensa hace público el registro de varias solicitudes de patentes por parte de Apple; los rumores aseguran que Apple trabaja en el proyecto de un teléfono móvil llamado iPhone.

El 29 de agosto de 2006 Google tiene un nuevo golpe de suerte: su CEO, Eric Schmidt, es nombrado miembro del consejo de administración de Apple. Como tal será conocedor, desde dentro, de la estrategia y la planificación del proyecto iPhone. Mientras, el proyecto Android de Google permanece en secreto para todos, incluyendo la dirección de Apple.

Apple anuncia el iPhone el 9 de enero de 2007, y dos días después, el AppStore: la plataforma para que los desarrolladores puedan vender sus aplicaciones para iPhone. El 29 de junio del mismo año se lanza a la venta el iPhone en USA, comercializado en exclusiva por el operador de comunicaciones AT&T.

La respuesta no se hace esperar: el 5 de noviembre de ese mismo año se presenta, liderada por Google, la Open Handset Alliance (OHA) con 35 miembros, entre los que se incluyen fabricantes de dispositivos móviles, desarrolladores de aplicaciones, operadores de comunicaciones y fabricantes de chips. Entre los socios iniciales destacan Texas Instruments, Qualcomm, Samsung Electronics, Sprint Nextel, Intel, LG, Motorola, y T-Mobile. En el mismo acto la OHA presenta Android, un sistema operativo de código libre para dispositivos móviles basado en Linux.

Google sabe que el acuerdo de comercialización exclusiva de AT&T para el iPhone en USA puede favorecer que la competencia de AT&T se vuelque con Android, ya que no pueden ofrecer el iPhone a sus clientes. Efectivamente en poco tiempo Verizon, Sprint y T-Mobile firman acuerdos con Google y la OHA para la comercialización de móviles con Android.

El 12 de noviembre de 2007 Google lanza la primera versión del Kit para desarrolladores de aplicaciones para Android, y en el primer trimestre de 2008 hace pública la nueva división Google Mobile con Andrew Rubin, uno de los socios fundadores de Android Inc., como máximo responsable. El primer dispositivo Android, el HTC Dream, sale a la venta en USA el 22 de octubre de 2008 a través de la operadora T-Mobile.

El 3 de agosto de 2009 Eric Schmidt debe renunciar a su puesto en el consejo de Apple debido a graves conflictos de intereses entre Google y Apple, fundamentalmente relacionados con Android y Chrome O.S.

En el segundo trimestre de 2010 Google ha alcanzado, en un tiempo récord, su oportunidad crítica: Android es el estándar de la industria de los smartphones, ha sido adoptado por la gran mayoría de los fabricantes de móviles que compiten con el iPhone de Apple, y como consecuencia los smartphones activados con el sistema operativo Android ya superan en número a los iPhone.

En 2014 Android tiene el 84% de cuota del mercado mundial de dispositivos activados, frente al 11,7% del IOS (iPhone, iPad & iPod).

De este relato podemos extraer las claves de la superioridad competitiva de Google en el caso Android que son:

  1. Disponer de información privilegiada en las etapas iniciales del proyecto iPhone.
  2. Acertada visión de la oportunidad crítica: “el desarrollo de un sistema operativo abierto para móviles con conexión a Internet, con la ambición de convertirse en estándar”.
  3. Excelente planificación y despliegue de actuaciones mediante la compra de Android Inc.
  4. Creación y liderazgo de la Open Handset Alliance.
  5. Lograr la adopción de Android por la mayoría de los  fabricantes de dispositivos móviles, en parte atraídos por ser un sofware sin coste por licencia, generándose una respuesta “todos contra el iPhone”.

Podemos concluir que ni la innovación -Google es un seguidor temprano de Apple-, ni la productividad, ni la calidad, son las claves competitivas fundamentales en este caso, aunque pueda serlo en otros. El brillante innovador y líder en calidad, Apple, no es el ganador en la batalla de los sistemas operativos para dispositivos móviles. Y no lo es porque ha elegido combatir en otra guerra. Pero este será el  tema de un próximo artículo.

Joaquín Vila-Belda
www.i3lab.es
Consultoría enfocada en competitividad